Principal Amazon acelera para dominar la nube y le da 5 superpoderes

Amazon acelera para dominar la nube y le da 5 superpoderes

amazon¿Quién no ha soñado alguna vez con convertirse en un superhéroe? Correr como Flash, ver a través de las paredes como Superman, ser inmortal como Lobezno, volar como Ironman, mimetizarse como Mística... Cinco superpoderes que ahora están al alcance de todos. Sólo hace falta migrar a la nube. «Si en 2014 la tendencia era la normalización y en 2015, el control de su propio destino, este 2016 los desarrolladores tienen poderes sobrehumanos».

Así arrancaba su conferencia el CEO de Amazon Web Services (AWS), Andy Jassy, en el evento más importante del año para la compañía, AWS re:Invent. Más de ¡30.000! personas de todos los rincones del planeta se reunieron esta semana en Las Vegas para conocer el futuro del cloud computing de la mano del líder en nube pública. El leit motiv de AWS es que cualquier empresa, por pequeña que sea, tenga acceso a los mismos servicios que las empresas más grandes del mundo.

Con esta meta en la cabeza, la multinacional ha convencido a más de un millón de clientes activos de todo el mundo, desde las start up más exitosas (como Netflix) hasta compañías tradicionales (como Kellogg’s) y organismos gubernamentales (como la NASA). Usuarios que ahora pueden actuar como auténticos superhéroes.

El primer superpoder que da la nube, según Jassy, es la velocidad supersónica. «Es el primer motivo por el que cualquier empresa decide dar este salto», señaló. Tener acceso a miles de servidores en tiempo real ofrece una agilidad y rapidez nunca vistas. La energética italiana Enel ya ha experimentado esta transformación. El responsable TIC de la multinacional, Fabio Veronese, explicó cómo la crisis les obligó a redefinir su propio ADN. «Nuestro sector ha perdido un 40% de su valor en los últimos seis años», reconoció. Ahora ven esta «segunda revolución cloud» como una oportunidad para promover la innovación y acelerar el cambio. Con AWS han logrado reducir tiempos y costes. El próximo paso será saltar de ‘la nube primero’ a ‘todo en la nube’.

La nube también aporta visión de rayos X. Gracias al cloud computing, las empresas tienen tres nuevas habilidades que les permiten obtener un conocimiento hasta ahora perdido. Una es la posibilidad de probar cómo va a funcionar un producto o servicio nuevo antes de lanzarlo al mercado. Cualquiera, hasta una start up recién creada, puede adelantar el fracaso antes de que ocurra, con los ahorros económicos y reputacionales que eso implica.

awsLa segunda capacidad es la de comprender al cliente a través de la analítica de datos. La nube permite el análisis de la información en tiempo real para entender mejor el negocio. Y la tercera, la habilidad de conocer el significado de los datos para desarrollar aplicaciones más intuitivas o, lo que es lo mismo, la Inteligencia Artificial. AWS tiene a «miles de personas» trabajando en este campo con el objetivo de que cualquiera, incluso los más inexpertos en la materia, pueda aprovechar el potencial de la Inteligencia Artificial. La compañía anunció tres servicios nuevos que facilitan el desarrollo de aplicaciones capaces de comprender el lenguaje natural, convertir textos en voz, mantener conversaciones escritas o habladas, analizar imá- genes y reconocer rostros, objetos y escenarios.

Un tecnología bajo el paraguas del nombre comercial Alexa que sustenta a los tan populares chatbots o robots conversacionales. En 2014, Amazon decidió ‘poner cara’ a su Inteligencia Artificial a través del dispositivo Echo, una especie de torre que escucha y responde al usuario, sin necesidad de utilizar el móvil ni ningún otro objeto. Con los últimos lanzamientos de Alexa, las posibilidades de este producto se multiplican.

Matt Wood, director general de estrategia de producto de AWS, se encargó de demostrarlo al público. El ejemplo parecía, en principio, sencillo. El usuario pide a Echo que le reserve un vuelo a Londres. La ‘máquina’ automáticamente transforma la voz en texto y, a través de técnicas de reconocimiento natural del lenguaje, descifra la orden al instante. La clave está en que es capaz de captar la intención de la persona para ofrecer la mejor respuesta.

Precisamente en este desarrollo está trabajando la agencia de viajes en internet Expedia. «Estamos transformándonos en un asistente virtual de viajes», subrayó su CTO, Tony Donohoe. No es la única que trabaja en la incorporación del lenguaje natural de Alexa para ofrecer nuevos servicios. Intel, por ejemplo, está desarrollando un altavoz inteligente que, además de reproducir música, actúa como asistente del hogar. «Queremos que la casa inteligente sea más personal a través de la voz natural», comentó su vicepresidente de casa conectada, Gregory Bryant.

Hasta la industrial General Electric está incluyendo Alexa en sus electrodomésticos. «Lo natural no es el uso de palabras clave, si no el uso de la voz», dijo el CTO de este vertical, Brian Pearson. En su caso, la Inteligencia Artificial puede, incluso, predecir si la lavadora o la nevera va a estropearse. Esta misma lógica de la Inteligencia Artificial de AWS se traslada también a las aplicaciones de texto como Slack o Facebook Messenger. El usuario puede ahora, por ejemplo, escribir que quiere ir de vacaciones a un lugar con lagos y bosques e inmediatamente recibe una serie de fotografías de sitios que encajan con su preferencia.

El tercer superpoder al que se refirió el CEO de AWS es la inmortalidad. «Es muy complicado que un negocio perdure en el tiempo», dijo Jassy. La tecnología, la competencia, la política... son variables que nunca puede perder de vista. «Uno de los grandes errores de las grandes compañías es que se rinden a la hora de adoptar los cambio tecnológicos», afirmó.

La nube, sin embargo, aporta la flexibilidad necesaria para aprovechar estas transformaciones, tal y como si fuese una start up. El gigante de las hamburguesas, McDonald’s, lo ha conseguido. Con AWS ha conseguido construir una plataforma de comercio electrónico adaptada a las necesidades de la comida rápida en 23 países con 6.000 menús con infinitas variaciones. «Necesitábamos escalabilidad y seguridad», destacó el director de tecnología de McDonald’s, Tom Gergets. Así es cómo consiguen soportar 8.600 transacciones por segundo. El próximo paso, según el CTO, es mejorar la automatización de los servicios.

Las empresas no necesitan exoesqueletos avanzados como el de Ironman para poder volar. Éste es el cuarto superpoder que concede la nube. Jassy habló de la libertad que tienen ahora los desarrolladores para crear nuevos servicios, muchos de ellos asociados a las herramientas de código abierto. Como si se tratase de la protagonista azul de X-Men, las compañías tienen también el superpoder de cambiar su apariencia en función de las circunstancias. Una de sus disyuntivas clásicas, si construir sus propias soluciones o utilizar la nube pública, tiene solución: la nube híbrida.

AWS ha llegado a un acuerdo con VMware, líder en software de virtualización, de forma que sus clientes ya no tienen que elegir. Un futuro que se plantea muy prometedor. «Es más fácil que nunca aprovechar las ventajas de la nube», indicó Jassy. «Antes perdíamos mucho tiempo y energía pensando cómo utilizarla, pero estos dilemas ya están resueltos», añadió. Ha llegado el momento de que las empresas se centren en el cuándo y el cómo para, en definitiva, mejorar la experiencia de usuario.


JEFF BEZOS NUNCA NOS PONE OBJECIONES PARA INNOVAR

El CEO de Amazon Web Services, Andy Jassy, confesó ante la prensa sentirse como un niño la mañana de Navidad antes de abrir los regalos. No era para menos. Los dos días de evento sirvieron de escenario para el lanzamiento de decenas de productos y servicios. ¿Cómo puede una sola empresa mantener una maquinaria de innovación a ese ritmo?

Jassy reveló las claves de su éxito de I+D, aunque todas ellas serían inviables sin una premisa previa: «Jeff nunca nos pone objeciones». Cuando habla de Jeff se refiere a su jefe, Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon.com (el tercer hombre más rico del mundo). «Desde el principio, creyó que la nube podría ser un gran negocio», confesó. Y no se equivocó. De hecho, el negocio cloud les da la posibilidad incluso de tener clientes que son competencia directa de su rama de retail.

Es el caso de Netflix en la parte de vídeo. «En AWS tratamos a Amazon.com como al resto de nuestros clientes», apunta Jassy. Esa misma libertad que el creador del gigante tecnológico concede a AWS se repite en la propia estructura de la empresa. Sus equipos se organizan de forma autónoma para que puedan crear sin tener que depender de jerarquías infinitas. Además, sus empleados son sus potenciales clientes. «Contratamos a desarrolladores», destaca Jassy. Así descubren las necesidades o problemas que se van a encontrar los usuarios de AWS y se adelantan a ellos.

Eliminar el miedo al fracaso, una cualidad típica de la mentalidad estadounidense, es otra de las claves del éxito de la innovación en AWS. Su CEO afirmaba sin tapujos que la empresa comete errores, pero que aprende de ellos. Esa eliminación de barreras mentales permite que sus empleados pongan en práctica las ideas que tienen fuera del trabajo y así puedan dar con nuevas soluciones de forma continua.

Fuente: El Mundo

Deje un comentario

Dinos tu opinión!

Mensaje *

Nombre *

Correo electrónico *