Principal Nulidad de modificación de jornada. ¿Puede solicitarse una indemnización por daños y perjuicios?

Nulidad de modificación de jornada. ¿Puede solicitarse una indemnización por daños y perjuicios?

8 Dic 2016 | Laboral, Sentencias

ausencias

La empresa comunica a la trabajadora la modificación de su jornada de trabajo pasando de realizarse de lunes a sábado en horario de mañana, a ser rotativa y a estar distribuida ser de lunes a domingos y festivos, con días de libranza que pasan a disfrutarse según las necesidades de la empresa. La trabajadora interpone demanda en materia de modificación sustancial de las condiciones de trabajo alcanzando acuerdo extrajudicial. La trabajadora interpone demanda en reclamación de cantidad solicitando el resarcimiento de los daños y perjuicios durante el periodo que estuvo en esta situación. El juzgado de lo social estima la demanda y condena a la empresa a abonar al la trabajadora una indemnización por daños y perjuicios. Disconforme la empresa interpone recurso de suplicación ante el TSJ.

La cuestión que se plantea es la de determinar si el trabajador que ha sido objeto de una modificación sustancial de condiciones de trabajo declarada nula tiene derecho a ser indemnizado o compensado por los daños sufridos.

El TSJ recuerda que la indemnización por daños y perjuicios sólo está prevista cuando la decisión ha sido declarado injustificada, pero no cuando ha sido declarada nula (LRJS art 138.7). En caso de nulidad de la decisión de modificación –aparte de lo dispuesto en caso de violación de derechos fundamentales-, únicamente  se prevé el reintegro al trabajador en las anteriores condiciones anteriores a la modificación, pero no la reparación del daño causado por la ejecución de la medida. No obstante, el TSJ considera que un trabajador afectado por una medida nula no puede ser de peor condición que el afectado por una medida injustificada en lo que a la reparación de daños sufridos se refiere; y en cuanto que no resulta posible la restitución a la situación anterior, esta sólo puede instrumentarse a través la correspondiente indemnización. En el supuesto enjuiciado, la empresa ha reparado uno de los daños causados reintegrando a la trabajadora en las condiciones anteriores pero no ha reparado los perjuicios causados a al trabajadora, que durante un periodo fue obligada a prestar servicios en festivos y domingos y en turno que no era el suyo-.  Se considera que se ha producido un doble daño,  el que se repara mediante la reposición en las mismas condiciones (previsto en el ET)  y el derivado de la prestación de servicios en domingos y festivos y en otro turno, durante un tiempo determinado por acto imputable (que se resarce según las normas civiles). Este último es el daño cuya reparación se pretende.

Respecto de la acreditación de daño se considera, que, el establecimiento de una modificación indebida de condiciones comporta de forma necesaria la lesión del interés de los trabajadores a que la distribución de su jornada se respete y continúe tal y como estaba,  y en el supuesto enjuiciado considera que,  es obvio es que la alteración de la distribución de la jornada, y el hecho de tener que trabajar en domingos y festivos de forma no voluntaria incide de forma grave en cada uno de los indicados aspectos produciendo aflicciones o perturbaciones de cierta entidad como consecuencia de las tensiones, incomodidades y molestias producidas por una decisión de esa índole no autorizada.

Por ello una vez demostrado el daño producido ha de concederse la indemnización. No obstante se modera su cuantía respecto de la establecida por el juzgado de lo social, en cuanto que ya recibió parte de la cuantía como complemento de turnicidad, que compensaba o paliaba las molestias de trabajar en esas condiciones, por lo que deduce esa cantidad de la indemnización inicial

EL TSJ también se ha pronunciado sobre el plazo de prescripción de la solicitud de la indemnización por parte de la trabajadora, estableciendo que cuando el daño de la modificación sustancial de las condiciones de trabajo que afecta al horario y a la distribución de la jornada, es continuado por lo que el diez a quo para el cómputo del plazo de la prescripción debe situarse al momento en el que se ha producido el resultado definitivo, que es el que permite la cuantificación del mismo.

Se estima el recurso de suplicación de forma parcial reduciendo la cantidad objeto de condena.

Fuente: ADN Social

Deje un comentario

Dinos tu opinión!

Mensaje *

Nombre *

Correo electrónico *